La retribución flexible es un sistema a través del que las empresas ofrecen a sus trabajadores la posibilidad de consumir determinados productos a través de su salario y conseguir así una exención fiscal en sus gastos relacionados con el trabajo. Dentro de esta categoría encontramos los gastos en comidas, transporte público, guarderías, formación y seguros de salud, entre otros.